24 de agosto de 2011

Banda Sonora: Reforma Constitucional, Referéndum e Indignación.

¿Referéndum? Esa palabra parece haber sido eliminada del vocabulario técnico de los políticos.

Tras algunos meses socialmente convulsos llenos de reivindicaciones, en su mayoría hacia la clase política para que vuelva a acercar la política a la población de la que tanto se ha alejado, es en momentos clave como éste en el que se pretende reformar o alterar la Constitución, en los que se demuestra que gran parte de dichos políticos no han captado el mensaje, por mucho guiño que en su momento hayan querido hacer... Evidencian que dichos guiños no han tenido más que un propósito electoralista, que al fin y al cabo lo que les preocupa es el voto, más que dar oídos a lo que se pide a pie de calle.

Hubiera sido tan fácil proponer un referéndum y de paso aprovechar para causar un poco de simpatía en la indignada población (sí, soy de los que cree que todos estamos, o deberíamos estar indignados, al margen de etiquetas que inteligentemente han puesto algunos para dividir y crear bandos). A día de hoy, el descontento es tan grande, que la mayoría de la población seguramente con un gesto tan pequeño se hubiera contentado, aunque sea un poco.

El efecto logrado tras ésta, llamémosla imposición, es evidentemente el opuesto: mantener viva la llama de la indignación, de la sensación de alejamineto del poder, e incluso en muchos casos, el deseo de apostasía (si me permiten la expresión) hacia el Estado... Al fin y al cabo se trata de reformar la Constitución, que nos pertenece a todos; pero creo que las razones para no plantear el referéndum son más que evidentes...

Les dejo con una canción en la que se pide devolver algo de poder a la gente, a los ciudadanos, titualada "Take The Power Back" de la banda Rage Against The Machine, grupo reivindicativo donde los haya, que 20 años después su música y letras parecen tener más sentido que nunca antes... Podrían ser perfectamente uno de los abanderados de esta llamada revolución, de este despertar no sólo del oprimido oriente, sino también del acomodado y adormecido occidente... en España llámenlo 15M, Democracia Real Ya, o llámenlo como quieran, para mí es un simple y necesario despertar.