19 de septiembre de 2011

Banda Sonora: Tiempos de improvisación política.

El arte de la improvisación, puede convertirse en un despropósito y una auténtica chapuza cuando se aplica a campos que no son meramente artísticos o experimentales. No sólo en España, sino que en toda Europa, la improvisación ha sido el factor protagonista en muchas decisiones durante los últimos años, pero la improvisación no debería ser aplicable a ámbitos políticos. Estoy de acuerdo que son tiempos agitados y que en ocasiones ante situaciones imprevistas hay que improvisar medidas también imprevistas, pero insisto, en la política no debería existir la improvisación que, en este caso, no es más que un síntoma de la falta de previsión (o musicalmente hablando, la falta de pauta, de una partitura en la que podamos leer o imaginar qué va a suceder a continuación, saber cuál es el compás y la clave para toda la pieza).

Para improvisar, a parte de tener un conocimiento sólido de la teoría y la técnica,  hay que saber escuchar, ver, sentir y conocer bien el entorno y la atmósfera en la que se desarrolla dicha improvisación y más aún cuando se ejerce la improvisación a través de un colectivo y no a título individual. Teniendo en cuenta estos preceptos, puedo concluír: ¡dejemos la improvisación para los aritstas que son capaces de crear algo através de ella!

Les dejo con una improvisación de verdad, del cuarteto de jazz/fusion Tribal Tech. Tanto el disco al que pertenece esta pieza como el disco siguiente a éste (titulado Rocket Science), fueron creados casi en su totalidad como meras improvisaciones en estudio. Aquí va una de mis preferidas ¡Que la disfruten!